Este viernes, 6 de noviembre, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) llevó a cabo el conversatorio “El impacto de la docencia en la calidad de la educación”.

El evento contó con la participación de Lizeth Cueva, directora de Formación Continua del Ministerio de Educación; Eduardo Fabara, asesor educativo del Ineval y Teresa Sánchez, vicerrectora de la Universidad Politécnica del Carchi. 

En su presentación, Lizeth Cueva habló sobre el perfil del docente. “Se debe seguir trabajando en el proceso de construcción colectiva del perfil docente entre el Ministerio de Educación y las instituciones de educación superior con el fin de responder a las necesidades del siglo XXI y a las requeridas en la formación inicial de los docentes.”

Asimismo, resaltó que se debe conseguir que el propósito de la formación docente sea la transformación educativa y que esto permita la mejora continua de la calidad de la educación en el país.

Por su parte, Eduardo Fabara señaló la necesidad que tienen los docentes nóveles de recibir apoyo profesional. “Es importante que los docentes nóveles tengan un apoyo profesional y los educadores con más experiencia de las mismas instituciones pueden brindar ese apoyo, compartiendo sus conocimientos y saberes en las áreas específicas”.

Además, el asesor educativo del Ineval destacó que el Ministerio de Educación implementó un Programa de Acompañamiento Docente en Territorio en el 2018. “Los docentes mentores realizaron visitas periódicas a los centros educativos seleccionados, efectuaron clases demostrativas de lenguaje y conversaron con los padres de familia y estudiantes.”

Sobre la formación docente, Teresa Sánchez añadió que “los docentes y las autoridades educativas debemos sentarnos en una mesa de diálogo y reflexión para trabajar en una política pública de formación a los maestros con la finalidad de mejorar la educación”.

Al finalizar su presentación, la vicerrectora de la Universidad Politécnica del Carchi, acotó que la formación docente debe pensar y repensar lo que significa los fundamentos del neuroaprendizaje, la Agenda 2030, la innovación y la práctica permanente y las nuevas formas de relacionarse y de convivir.